Programa para el Bienestar Laboral

cursos y talleres

De qué se trata, cómo funciona y porqué funciona

La aceleración del cambio, el excesivo incremento de información, la complejidad de nuestros trabajos, la incertidumbre y el ruido comunicacional, ponen bajo una gran presión al cerebro humano que, en resonancia con ese entorno tan cambiante, hace todo tipo de esfuerzos para mantener su adaptación…de la manera en que puede…

La preocupación, la creciente presión por obtener resultados, los trastornos del sueño, la desconfianza, los conflictos interpersonales, la tensión, comer mal, no tener tiempo para hacer ejercicio, las emociones negativas, el escepticismo, la sensación de sinsentido, la falta de tiempo para sí mismo o para la familia, la frustración, las expectativas de carrera y crecimiento no cumplidas y otros tantos malestares del trabajo y de la vida personal, nos pueden llevar a situaciones muy serias como el burnout, la ansiedad o la depresión.

Todas estas son consecuencias y resonancias del cambio acelerado y del ruido comunicacional en nuestra propia mente. La vertiginosa vida moderna nos pasa factura.

Los cambios nos pueden resultar muy desagradables (adversidades) o pueden ser tan positivos que pasamos a depender de ellos para ser felices.

Nos apegamos mucho a algunas cosas materiales o a ciertas experiencias positivas. Dependemos tanto de ellas para estar bien que desarrollamos ansiedad por el miedo a perderlas.

Etiquetamos afectivamente y juzgamos al cambio desde nuestro propio y particular marco de referencia auto-biográfico. Vemos e interpretamos al mundo desde nuestras vivencias.

Lo que nos produce malestar o lo que amenaza nuestro confort, lo rechazamos y lo evitamos. Lo que incrementa nuestro bienestar, lo deseamos, lo buscamos, lo necesitamos. Hemos creado el gran monstruo dual: deseo-miedo; rechazo-apego.   

Cuando dejamos de sentirnos bien, queremos recuperar ese “bienestar perdido”. Deseamos volver a estar bien. Queremos superar las malas experiencias y dejar atrás las emociones negativas.

Recordamos los momentos felices y reconocemos claramente una brecha entre el antes y el ahora.

Nos comparamos con los distintos estereotipos de “felicidad” que ofrece (o empuja) el mercado publicitario. Miramos perplejos a toda esa gente “siempre sonriente” que se exhibe en las redes sociales. Leemos el artículo de esa revista del corazón que nos prescribe “Las 10 claves indiscutibles de la Felicidad”. Pero nada de todo esto parece quitarnos la sensación de que nuestra vida está por momentos fragmentada o desbalanceada. Que no se corresponde con nuestras propias expectativas…

La Resiliencia es la capacidad de recuperar el bienestar luego de una experiencia “adversa”. Decimos que una persona es resiliente cuando logra sobreponerse a las experiencias negativas o dolorosas y reconstruye su bienestar.

 

La resiliencia y el bienestar están entonces intrínseca e indisolublemente conectados.

Ambos son conceptos sistémicos y emergentes. Esto significa que dependen de una gran cantidad de variables que, si son tomadas por separado, ninguna logra explicar el fenómeno observado como totalidad. Se encuentran muchas correlaciones pero no nexos causales unívocos. Por eso decimos que la resiliencia, el bienestar, la salud o la felicidad, son constructos emergentes a partir de un gran número de variables combinadas.

Explico lo anterior porque cuando uno plantea un programa para desarrollar el bienestar y la resiliencia debería poder explicar cómo funciona y cuáles son sus bases y supuestos fundamentales.

Muchos se preguntan ¿Qué tanto de la resiliencia y el bienestar se puede aprender en un programa?

La respuesta es simple. Hay dos caminos: cambiamos nuestros genes o aprendemos (cambiamos nuestro modo de pensar, sentir y actuar).

Si bien la edición genética está en auge hoy, nuestros genes no se cambian alegremente y a voluntad (al menos no todavía).

Esperar el cambio evolutivo natural del genoma, toma demasiados millones de años…así que no estaremos aquí para ver ese resultado.

Esto nos deja ante el escenario de la transformación personal a través del aprendizaje (o aceptar “las fuerzas inexorables del destino”).

Para quienes no quieren resignarse a “las fuerzas inexorables del destino”, solo nos queda la vía del aprendizaje y la aplicación efectiva de lo aprendido.

El Programa

El Programa para el Desarrollo de la Resiliencia y el Bienestar brinda toda una serie de recursos, herramientas y técnicas que son perfectamente asimilables y convertibles en acción y comportamiento viviente.

En base a la historia y a la situación actual de cada participante, este tendrá distintas necesidades, brechas, intereses, desafíos y prioridades personales.

La batería de recursos y herramientas brindados a lo largo del Programa tendrán entonces una aplicación selectiva en base a las metas individuales de cada participante. Por eso la metáfora de ver este programa como una enorme caja de herramientas es muy útil.

Cambio de Hábitos

El programa consta de una parte introductoria en donde se explica la mecánica de la instalación de nuevos hábitos y cómo lograr la disciplina necesaria para reemplazar los hábitos anteriores. Esta parte del programa le otorga una importancia capital a la acción perseverante, más allá de la comprensión intelectual e incluso de la resonancia emocional con los temas desarrollados.

Es en la ejecución en donde fracasan la mayoría de los programas de aprendizaje y desarrollo, ya que no se llega a sustituir los hábitos anteriores (inconscientes, automáticos y fuertemente anclados) que dirigen gran parte de nuestro repertorio de conductas.

Nos aferramos a lo ya conocido y, luego de un breve período de gran entusiasmo, retornamos con inercia hacia nuestra propia zona de confort.

Conocer y comprender ciertos contenidos, hechos o técnicas, no garantiza el cambio ni el éxito.

Una vez que se supera el enorme desafío de cómo instalar nuevos hábitos, se inicia entonces el viaje del programa a través del “modelo de la resiliencia y el bienestar”.

El Modelo

Este es un modelo visual que consta de ocho dimensiones vitales en donde se encuentran distribuidos todos los recursos personales e inter-personales para desarrollar y sostener la resiliencia, el bienestar y la salud.

El programa está íntegramente basado en evidencia científica. Hay diferentes disciplinas integradas de manera progresiva a lo largo de los módulos: Biología, Medicina, Nutrición, Psicología, Liderazgo, Sociología y Filosofía.

 

En la última dimensión que trata el programa, el participante se vincula con el campo de las creencias, los significados y los valores. Esta parte del programa es, si se quiere, la más profunda e “intangible” ya que presenta algunos contenidos de naturaleza filosófica que trascienden a las ciencias fácticas para acercar al participante a temas como la meditación y su base filosófica budista.

Al mismo tiempo, el participante toma conciencia de que son sus propias creencias, (sean cuales éstas fueran), las que abren o cierran posibilidades en todas las dimensiones del modelo.

Pensar acerca de cómo pensamos abre alternativas muy disruptivas en todas las áreas del programa. Por este motivo, la última unidad potencia todo lo aprendido a lo largo del programa y lo coloca en situación de poder transformar nuestras vidas para que sean más saludables y felices.

Si a nivel personal o bien dentro de tu grupo de trabajo buscas mejorar tu bienestar y tu salud de una manera integral y planificada, puedes escribirnos desde CONTACTO a Bienestar Resiliente.

La evolución de los esclavos

esclavos modernos; auto-explotacion y alo-explotacion

Leyendo un gran libro titulado «Sangre, sudor y lágrimas. La evolución del Trabajo» del autor Richard Donkin, encontré un párrafo muy interesante sobre el escritor romano Columella (Lucius Junius Moderatus, @4-70 D.C.), donde describía cómo cuidar a los esclavos de manera más eficiente para aumentar su productividad en las granjas. Richard Donkin afirma más adelante … Leer más

Un día… como cualquier otro

alimentacion consciente

Permítanme contarles hoy una serie de hechos muy distintos, heterogéneos y aparentemente no vinculados que, a riesgo de que el lector se confunda, trataré de conectar sobre el final de la nota. Con horario de oficina y una falta de tiempo casi endémica, tendemos a almorzar fuera de casa. A veces, según nuestro tipo de … Leer más

La Metáfora de los cormoranes: una mirada crítica sobre el desarrollo de carrera

Codicia y Talento se combinan en la carrera profesional

Este segmento fue extraído de “Metamanagement. La nueva con-ciencia de los negocios” de Fred Kofman. 2001 […] Cuando se le preguntó qué tipo de conocimiento podían transmitir los antiguos filósofos orientales al hombre moderno, el Dr. Ralph Siu ofreció una lista de consejos. Uno fue como sigue: «Observe al cormorán en la flota pesquera. Usted … Leer más

Nuestra relación con la naturaleza

El contacto regular con la naturaleza ayuda a reducir el estres e incrementar nuestro bienestar subjetivo

La relación de los seres humanos con la naturaleza (ecosistemas sin una intervención humana significativa), es cada vez menor. Vivimos la mayor parte del tiempo en ciudades, a puertas cerradas, en volúmenes pequeños (departamentos o casas de un metraje reducido), con escaso o ningún jardín propio. Trabajamos largas horas en espacios artificiales, en contacto con … Leer más

Crecimiento personal y significado

proposito y sentido para evitar la crisis de significado

Viktor Frankl, psicólogo y prisionero en Auschwitz afirmaba que encontrar el sentido de la vida podía ser la diferencia entre vivir o morir en las terribles condiciones de los campos de concentración. “…la preocupación primordial del hombre no es gozar del placer, o evitar el dolor, sino buscarle un sentido a la vida. Y en … Leer más

El balance entre la vida personal y el trabajo

El balance entre la vida personal y el trabajo

Para los empleados es de vital importancia contar con un buen balance «trabajo-vida” (del término acuñado originalmente en ingles «work-life balance»). Mucho más con el cambio generacional en la fuerza laboral y el aumento del trabajo «híbrido» o remoto. El mismo término “trabajo-vida” ya manifiesta una extraña dualidad:  ¿Será entonces que la opción es o … Leer más

Ambiciones [des] medidas

Hay tres creencias fuertemente ancladas en la sociedad de consumo que, cuando la persona las hace propias, pueden convertirse en una trampa y afectar seriamente su nivel de bienestar y su calidad de vida: Expectativa de éxitos crecientes Ganar la competencia   Dinero para ser feliz Expectativa de éxitos crecientes Muchas personas suelen creer con bastante … Leer más

Dieta, ejercicio y estilo de vida

prestar atencion consciente a todo lo que consumimos

Muchas personas que están en la búsqueda de alguna dieta novedosa llegan por la avenida del sobrepeso y, adicionalmente, porque también fallaron en su último intento de mantener el peso ideal. El sobrepeso suele a su vez reflejar sedentarismo, malos hábitos alimenticios, falta de ejercicio, estrés, mala calidad del descanso o todos los anteriores. Es … Leer más

Consejos para prevenir un “burnout”

gestionar emociones y estres es fundamental

Prestar atención al cuerpo y a sus señales indicadoras Comprender y cultivar la propia resiliencia Balancear las distintas dimensiones del bienestar y la salud (ver Figura 1) Reforzar los “auto’s” de la mirada interior: Auto-Conocimiento Auto-Percepción Auto-Evaluación Auto-Control Auto-Aceptación Auto-Estima Auto-Confianza Crear y mantener la red social afectiva Entender la conexión cuerpo <-> mente (pensamientos + … Leer más